miércoles, 18 de mayo de 2016

Reseña tres abuelas y un cocinero muerto

Título: Tres abuelas y un cocinero muerto 
Autoras: Minna Lindgren
Editorial: Suma de letras
ISBN:  9788483657911
Número de páginas: 400
Precio: 18,90€ en papel, 9,99 en ebook













Siiri, Irma y Anna-Liisa son tres viudas de noventa años residentes en El Bosque del Crepúsculo, un centro privado de apartamentos para la tercera edad de Helsinki. Más que un nidito acogedor para las personas mayores, la residencia resulta un lugar siniestro en el que los ancianos se ven privados de su identidad, rodeados todos los días por enfermeros vagos e inexpertos, y obligados a hacer gimnasia, a asistir a conferencias y a tomar un gran cantidad de medicamentos prescritos por médicos a los que apenas han visto.

Parece que para las tres amigas los días ya solo traerán partidas de cartas, viajes en tranvía y asistencia a funerales. Pero en la residencia se empiezan a producir unos misteriosos asesinatos... y quizá nadie había contado con la curiosidad y el tiempo libre de unas inocentes ancianitas.




Empecemos por el principio... Y no me refiero a la primera página sino al hecho de ir a comprar el libro a la librería, ¿y por qué quiero empezar así?, pues porque creo que este libro tiene un marketing bastante engañoso, lo que a mi modo de ver lo que hace es perjudicar la historia.

Dejadme que me explique... 
1.El final de la sinopsis habla de unos misteriosos asesinatos y de unas ancianas con mucho tiempo libre...
2 El libro se encuentra en muchas librerías en las secciones de novela negra y policíaca
3 La faja del libro habla de que nos encontramos ante la nueva Agatha Christie filandesa

Si sumamos todo esto, cualquier persona con un poquito de capacidad de dedución, pensará que se van a encontrar con una joya del misterio, una novela negra de las de siempre con unas peculiares protagonistas. ¡Pero NO!

No señores, este libro tiene un misterio, pero no es para nada una novela negra.

Aclarado esto, dejadme que os cuente un poco de esta historia. La novela nos presenta a tres ancianas que viven en una residencia de ancianos. La residencia parece a primera vista el hogar perfecto para la tercera edad, ya que está compuesta por bloques de departamentos donde los ancianos pueden disfrutar de sus rutinas y costumbres, y además contar con cuidados perman, asistencia y compañía. Para los que están muy enfermos, o son demasiado dependientes, existe un "ala hospital" donde recibir completos cuidados.

A primera vista parece un lugar confortable... pero eso no es así. El alquiler de los departamentos es demasiado costoso, cualquier servicio presenta un precio escandaloso, se trata a los ancianos como niños, y es difícil tener intimidad teniendo esas cámaras siempre grabando... Además pocas son las enfermeras que hacen bien su trabajo...



Es en este ambiente, con un narrador en tercera persona que sabe lo mismo que los personajes, es donde se desarrolla nuestra historia, llena de humor y crítica. Una historia que además de entretener reivindica el trato que la sociedad le está dando a la tercera edad.

El estilo de la autora es impecable, ya que consigue transportarte y hacerte sentir como los personajes de la novela, a pesar de la cantidad de años de diferencia... Al principio, incluso puede parecer un poco confuso, pero es solo porque en esos momentos la mente de nuestras protagonistas se encuentra un poco confusa.

Sobre el misterio, podemos decir que es el que hace evolucionar y actuar a los personajes, pero los personajes no son para nada investigadores, y no nos vamos a encontrar un caso por resolver. El libro es más bien una descripción de los hechos que ocurren en la residencia desde el punto de vista de las ancianas. Podemos decir que el asesinato del cocinero, es lo que genera que la historia comience a moverse, pero que no tiene demasiada importancia en sí para el desarrollo de la trama. Digamos que es como la maleta extraña de la película de Hitchcok.

Disfrute muchísimo del libro, pero al llegar al final recibí una fuerte decisión, y es que aunque ya sabía que el misterio no era lo principal, me hubiera gustado que alguien se hubiera sentado frente a esas tres vulnerables, pero fuertes y divertidas viejecitas, y de paso a mí, para explicar con más detalle que había pasado en la residencia, pero me quede con las ganas.




Para sintetizar diré que Tres abuelas y un cocinero muerto no es una novela de misterio, ni tampoco una historia que va a  marcar tu vida, pero sí es una novela agradable y divertida a la vez que reivindicativa que nos transporta a la vida de tres adorables ancianas y que nos hará soltar alguna risilla y nos entretendrá, pero aparte de eso, no esperéis mucho más.



Para saber más: Tres abuelas y un cocinero muerto es la primera parte de la trilogía de Helsinki formada por los libros:


Tres abuelas y un joyero de ida y vuelta:
En esta ocasión las abuelas ven su vida convertida en un
infierno por unas obras interminables. El ruido es ensordecedor, en las paredes surgen agujeros, las cosas desaparecen y los residentes tienen que usar inodoros portátiles.


A las protagonistas no les queda más remedio que mudarse a un apartamento compartido, donde sus costumbres y manías no harán la convivencia nada fácil. Las ancianas comienzan además a darse cuenta de que las obras de su residencia son bastante sospechosas y podrían estar encubriendo actividades criminales. Cuando los misterios comiencen a resolverse, las amigas descubrirán que en esta vida poca gente está tan libre de culpa como parece.


Tres abuelas y un plan de sabotaje: Las obras de mejora en la residencia El Bosque del Crepúsculo llegan a su fin y los ancianos pueden re: egresar a sus apartamentos. Ahora todo es diferente porque la dirección está en manos de una organización religiosa de dudosa legalidad; es poco probable que convertir ancianos y pedirles su dinero esté permitido.
Pero hay otro tema que preocupa más a los residentes: las innovaciones tecnológicas hacen que ya no se necesite la presencia de personas que cuiden de los ancianos. La supervisión médica se haceonline, se ha sustituido a los enfermeros por inventos automatizados y el servicio de apoyo se presta por Internet desde la India.
Las tres abuelas están hartas de una vida programada por ordenador, así que deciden tramar un plan para destruir el sistema informático.










Yo ya he decidido que me leeré estos dos. Y por hoy eso es todo aventureros... Os agradezco vuestros comentarios.

8 comentarios:

  1. No me importaría leer estos libros, tienen pinta divertida.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no es de mi estilo así que con este no creo que me anime. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. No me llamaba mucho la historia, y al ser trilogía menos... ya la tengo descartada, pero gracias por tus impresiones.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. esta trilogía me llama un montón desde que la vi en el escaparate de una librería asi que espero tener la oportunidad de leerla!

    ResponderEliminar
  5. Tiene pinta de estar bien
    a la lista enooooooorme de pendientes x)
    un beesito

    ResponderEliminar
  6. Oh, pues que mal! Yo al leer la sinopsis pensaba, también, que se trataría de una novela negra... Sin ese gancho no me termina de llamar... Aunque me alegro de que la disfrutaras!

    Un saludo, nos leemos!

    ResponderEliminar
  7. Hola, no me termina de convencer del todo, un beso

    ResponderEliminar